Los Blogs de Capgemini España

Los Blogs de Capgemini España

Las opiniones vertidas en los Blogs de Capgemini España son personales y no reflejan la posición del Grupo Capgemini

Capgemini: una apuesta decidida por los servicios de Compliance

El pasado 30 de octubre tuvo lugar un seminario conjunto sobre FATCA (Foreign Account Tax Compliance Act) para entidades financieras, participado por la firma de abogados Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Capgemini Consulting y Capgemini Servicios Financieros. Con este seminario concluyó más de un año de contactos entre las dos organizaciones, y marca el comienzo de una colaboración que se me antoja muy beneficiosa para ambas instituciones.

Pero, ¿a qué se debe este interés mutuo? Durante la última década, la importancia que han ido alcanzando los activos inmateriales, así como el progresivo aumento de la presión regulatoria, han ido imponiendo una hoja de ruta en las entidades financieras a nivel mundial, forzando una reestructuración completa de dichas entidades financieras a todos los niveles (gobierno, negocio, procesos y tecnología), enfocada a la incorporación, mejora y optimización de aspectos tales como transparencia, gobierno corporativo, gestión de riesgos, control interno, reporting, información, etc. Con el objetivo de establecer una relación fluida y transparente con los Mercados Financieros (mejora reputacional, minimizar el riesgo de liquidez, establecer una posición de riesgo, mejorar la financiación, …) , así como cumplir con los requerimientos de los distintos reguladores nacionales e internacionales siempre al amparo de Normas y Estándares internacionales como Basilea, Solvencia, Código de Buen Gobierno, etc.  Todo ello mientras se gestiona el negocio de acuerdo al interés de los verdaderos dueños de la entidad, como son sus accionistas.

A medida que los requerimientos regulatorios han ido incrementándose, en el fondo y en la forma, han provocado un aumento de las necesidades y capacidades que ha de gestionar la plataforma  tecnológica, así como la necesidad de optimización y eficacia de los procesos de negocio soportados. A pesar de ello, debido tanto al impacto jurídico que puede provocar la manera de implementar los procesos de negocio, la responsabilidad sobre los procesos implementados, así como las decisiones que sobre ellos se realizan por parte de los accionistas, el consejo de administración y la alta dirección, el eje de decisión para la ejecución de proyectos de transformación así como su gestión/control, se ha ido desplazado de las áreas operativas y tecnológicas (foco tradicional) a las áreas de negocio. El impacto que se genera en la manera tradicional de entender la gestión de los proyectos asociados con procesos y tecnología es importante pues implica que las necesidades de negocio marcan y controlan  las necesidades operativas y técnicas.

Como resultado, las empresas proveedoras de servicios como Capgemini deben adaptarse pues la mera especialización tecnológica no sirve por sí misma, debiéndose aportar valor añadido, ayudando al cliente a adaptar sus procesos y sistemas a los requerimientos de negocio, de gobierno o del regulador.

Lo mismo ocurre con las consultoras de negocio tradicionales, que por pura necesidad requieren también ofrecer sus servicios no solo cada vez más cercanos, sino directamente involucrados, en la prestación de servicios tecnológicos, intentando dar un soporte lo más completo posible a sus clientes.

Esta evolución ya la estamos comprobando en el día a día cuando en numerosas licitaciones es fácil encontrarse a Capgemini compitiendo con consultoras tradicionalmente asociadas con negocio por proyectos con un amplio porcentaje de naturaleza tecnológica.

Sin embargo, esto que en principio podría suponer un problema es en realidad una gran oportunidad: debemos considerar que esta transformación, como ya se ha indicado anteriormente, ha ido en paralelo al aumento de las necesidades de soporte tecnológico a todos los niveles de gestión y de negocio,  en especial en todo lo relacionado con plataformas IT & gestión del dato (bases de datos, DW, DM,  Business Intelligence, Dashboards, cuadros de mando, motores analíticos, etc.) para dar soporte a los requerimientos del Regulador y del Mercado, en todo lo referente a gestión de activos, gestión de riesgos, control interno, liquidez, balance, gestión de clientes, toma de decisiones, estimaciones de capital e indicadores, entre otras; un largo etcétera de actividades por las que, en prácticamente todos los niveles de ejecución de un proyecto regulatorio, los componentes asociados a procesos, tecnología y gestión del dato, pueden llegar a constituir el 70% del esfuerzo requerido.

Ello ofrece una ventaja de partida para Capgemini debido a su capacitación y experiencia para la ejecución de proyectos asociados a tecnología.

¿Aparte de los aspectos tecnológicos, qué otras características componen los proyectos regulatorios?

  • Son obligatorios
  • Pueden tener implicaciones jurídicas, económicas y penales sobre la alta dirección y el consejo de administración. Por ello, se debe ofrecer todas las garantías posibles al cliente.
  • Implica e impacta en todos los niveles de negocio, operativos y técnicos.
  • Tienen un alto impacto económico y operativo.
  • Requieren un amplio conocimiento/comprensión de negocio.
  • Necesitan de un importante  número de recursos.
  • Requieren de tiempos de ejecución limitados
Todo ello impone por lo tanto una visión de extremo a extremo para la implantación de proyectos asociados a entornos regulatorios o de riesgos, en donde el foco principal debe ponerse en ofrecer garantías de cara al regulador y en comprender la necesidad de negocio para aportar la solución que mejor se adapte a las necesidades del cliente; pero sin descuidar los requerimientos asociados a procesos y tecnología que marcarán la viabilidad, el coste y el esfuerzo de ejecución, marcando el éxito o fracaso de este tipo de proyectos.

Fundamental:

  1. Realizar la interlocución con el cliente al nivel adecuado.
  2. Entender y concretar la necesidad del cliente.
  3. Establecer la capacidad del cliente a todos los niveles (negocio, procesos y tecnología): Diagnóstico.
  4. Definir la solución de menor impacto, menor riesgo y mayor valor añadido, intentando aprovecha las capacidades de la infraestructura tecnológica ya existente.
  5. Respetar y garantizar los tiempos de ejecución que marque el regulador, mediante una estricta definición y posterior ejecución del proyecto.
Es por ello que la incorporación de una oferta basada en la participación a tres bandas con la calidad y las características de Cuatrecasas Abogados, Capgemini Consulting y Capgemini Financial Services, permitirá ofrecer garantías jurídicas, el conocimiento de negocio y la comprensión tanto tecnológica como de ejecución de proyecto, que haga de este un proyecto ganador y del interés de nuestros actuales y futuros clientes.

 

 

 

Sobre el autor

Juan Miguel Carreño Vicente
Juan Miguel Carreño Vicente
Risk & Compliance Business Development Manager | Financial Services GBU Capgemini

Deja tu comentario

La dirección de correo electrónico no será publicada. Rellene los campos marcados con *