El Centro de Desarrollo Avanzado de Capgemini en Argentina alcanza el nivel 3 del modelo de mejora continua CMMI

| Press release
27/10/2009

El Centro de Desarrollo Avanzado de Capgemini en Buenos Aires se consolida como uno de las más eficientes de Latinoamérica, tras alcanzar en sólo dos años el nivel de madurez 3 de CMMI-DEV® (Capability Maturity Model Integration for Development), un modelo de mejora continua de procesos adoptado en todo el mundo. Consta de modelos estructurados y las mejores prácticas para la entrega, el desarrollo y gestión de sistemas de información.

CMMI es una certificación concedida por el SEI (Software Engineering Institute), un organismo fundado por el Ministerio de Defensa de Estados Unidos y la Carnegie Mellon University. Se basa principalmente en dos criterios: la calidad del producto o sistema y la madurez de las organizaciones que desarrollan software.

El modelo CMMI incide en el desarrollo de procesos efectivos y mide la madurez de una organización en desarrollo, adquisición, mantenimiento de software con una escala del 1 al 5. El nivel 3 implica tener procesos bien caracterizados, entendidos y descriptos en estándares, procedimientos, herramientas y métodos. El conjunto de procesos estándar de la organización, el cual constituye la base del nivel de madurez 3, mejora de forma continua para garantizar la consistencia en toda la organización. Los procesos son definidos por proyectos mediante la adaptación de procesos estándar fijados para tal fin. Capgemini tiene previsto conseguir el nivel 5, el máximo de certificación, para su centro de Argentina en 2011

Eric Morgan, CEO de Capgemini Iberia y Latinoamérica, ha señalado: “Estamos ante un hito y un reconocimiento a la apuesta de Capgemini por nuestro modelo de Rigthshore® y posiciona a muy alto nivel nuestro centro de offshore de Argentina. Además, supone un gran apoyo al trabajo de los profesionales en este centro así como un factor de garantía ante nuestros clientes”.

El Centro Desarrollo Avanzado de Capgemini en Argentina se abrió en noviembre de 2007 con el objetivo de convertirse en un referente en el desarrollo de software en la región, y reforzar el modelo Rigthshore® de Capgemini mediante el apoyo a los clientes europeos y norteamericanos que operan en el mercado sudamericano. En la actualidad, el centro proporciona servicios de desarrollo y mantenimiento de software a través de líneas de producción totalmente industrializadas con un equipo cercano a los 400 profesionales. En este tiempo se ha trabajado en 80 proyectos para una veintena de clientes.