Cloud Computing: la adopción de una tecnología imparable

| Financial news
Artículo publicado en la revista Actualidad Aseguradora por Jorge Villaverde, CTO de Capgemini

Bajo el concepto de Cloud Computing podemos distinguir tres distintas ofertas de mercado: aplicaciones (SaaS-Software as a Service), plataformas (PaaS – Platform as a Service) e infraestructuras (IaaS – Infraestructure as a Service). Así, los proveedores de servicios Cloud se posicionan en una o varias de estas ofertas.
Las principales características que aporta Cloud Computing son:

  • La posibilidad de crear la ilusión de capacidad sin límite permitiendo ofrecer un nivel de servicio independiente del número de usuarios o requerimientos de un sistema.
  • La infraestructura no está limitada en un tamaño o en una localización que imponga restricciones al despliegue de las aplicaciones.
  • Se paga por el uso (Pay-as-you-go), con una inversión inicial muy limitada.
  • Es un servicio bajo demanda (On-Demand) con la posibilidad de adaptarse a la necesidad de una forma cercana al tiempo real, evitando la necesidad de una planificación exhaustiva de la capacidad.
  • La posibilidad de acceso a las aplicaciones y a la información desde cualquier punto de acceso a través de internet.

Son muchas las ventajas aportadas para plantearse la migración a esta tecnología. Una de las más notables es el ahorro de costes que ofrece a los clientes, que hasta ahora incurrían en unos elevados costes de mantenimiento de sus centros de datos (compra y el mantenimiento del hardware, y en los costes de explotación de los mismos), añadiendo además los costes ocultos asociados a las limitaciones en cuanto a la flexibilidad para el escalado y adecuación de los mismos ante un cambio en los requerimientos de la capacidad planificada. De este modo, con la tecnología Cloud Computing los clientes pasan a pagar sólo por la capacidad que realmente utilizan, permitiendo pasar de un modelo de costes fijos a un modelo de costes variables (gastos de capital-CAPEX a gastos de operaciones-OPEX).

Para calcular el retorno de la inversión (ROI) de la adopción de Cloud Computing hay que tener en cuenta, además, el aumento de la calidad del servicio. Los principales beneficios desde un punto de vista de negocio son:

  • La optimización de la cantidad de activos necesarios para dar soporte a los objetivos y a la estrategia de negocio.
  • Rapidez en el aprovisionamiento. No consiste únicamente en disminuir plazos de semanas a días, significa la capacidad de aumentar o disminuir la capacidad y la operación en función de las necesidades del negocio.
  • Permitir la rápida introducción y despliegue de nuevas e innovadoras tecnologías.
  • Incremento del margen gracias a un mejor control de las inversiones, permitiendo la entrada y salida en nuevas oportunidades de negocio de forma ágil y flexible, así como crecer en función del éxito de esa nueva oportunidad de negocio.
  • Dinamismo en el uso de un servicio, pasando al formato de pago por uso.
  • Adecuación de los costes con la necesidad real de capacidad por parte del negocio, convirtiéndose en una commodity.
  • Mejora del grado de risk and compliance, ligado a temas como la sostenibilidad y el cumplimiento de los límites en la huella de carbono de las compañías gracias al uso de activos compartidos o externos a la compañía.

Desde un punto de vista de negocio, es posible diferenciar los procesos de negocio de alto valor y establecer la calidad de servicio adecuada para ellos. Esto permite enfocar los esfuerzos y la inversión necesaria, optimizando el business case al aplicar los nuevos modelos de costes propuestos por Cloud Computing.

Las compañías deben estudiar y aprovechar el potencial ofrecido por la propuesta de Cloud Computing. Capgemini tiene acuerdos con los principales proveedores de servicios Cloud y un centro avanzado de servicios Cloud que permite a sus clientes lanzar y probar iniciativas reales que permitan una evaluación de esta imparable nueva propuesta tecnológica.