El futuro del sector automoción depende de la innovación tecnológica y de los servicios asociados al coche eléctrico

| Press release
Según el Informe e-Mobility 2012 de Capgemini

Capgemini, uno de los principales proveedores mundiales de consultoría, tecnología y outsourcing, ha publicado las conclusiones del Informe e-Mobility 2012, que analiza cómo la industria automovilística está respondiendo a los cambios tecnológicos generados por los servicios de e-mobility –o vehículos eléctricos-. Con la aparición de nuevas tecnologías, la industria del automóvil ha experimentado un cambio como no se veía desde hace décadas, sin embargo, Capgemini advierte de que el sector automovilístico está en una posición vulnerable y que los cambios que se están produciendo son extremadamente complejos e importantes. Si bien esto podría contribuir a un fuerte crecimiento económico en todos los sectores, también puede conducir a la desaparición de numerosas empresas que hasta ahora tenían éxito.

El estudio, titulado “Gestionando el cambio hacia la e-Mobility”, muestra que mientras la demanda de vehículos eléctricos está creciendo y ofrece interesantes oportunidades de crecimiento para las compañías automovilísticas, también existe la necesidad de que el modelo de negocio sea revisado. Capgemini destaca la importancia de crear  una “nueva red” para reunir a todos los actores actuales y potenciales (como proveedores de e-mobility y TI, y servicios de carga y cambio de baterías) para dar forma a la industria con productos y servicios innovadores. Históricamente, los cambios tecnológicos, tales como el paso de las máquinas de escribir a los ordenadores personales o de los móviles a los Smartphones, han mostrado que algunas de las compañías con una trayectoria exitosa no estaban preparadas para el cambio, y su desaparición pone de relieve los patrones de fallos que la industria automovilística debería evitar.

Basándose en 40 años de experiencia como proveedor de soluciones para compañías de automoción, Capgemini recomienda unas áreas principales de enfoque a la hora de gestionar un cambio hacia la e-mobility:

  • Fomentar un proceso continuo de innovación y alejarse de estructuras pre-establecidas. El 79% de los encuestados coinciden en que la innovación, la flexibilidad del negocio y las alianzas sólidas fuera del ecosistema existente son esenciales para tener éxito. Por ejemplo, el fabricante de automóviles Daimler fue fundado en 1800; sin embargo, en 2011 lanzó un exitoso servicio de coche eléctrico compartido llamado “Car2Go” en Texas, USA.
  • Definir claramente el posicionamiento presente y futuro en relación a la competencia. Las respuestas a la encuesta están divididas entre la conveniencia de esperar a ver el surgimiento de una estructura competitiva totalmente nueva (citado por el 47%) o dar continuidad a la tradicional competencia entre las organizaciones (53% de los encuestados).
  • Acoger a nuevos socios. El 70% de los ejecutivos esperan nuevas alianzas surgidas entre distintos sectores importantes para la e-mobility.  Por ejemplo, los OEM que establecen alianzas fuertes pueden surgir junto a nuevos OEM de los mercados emergentes.
  • Identificar los beneficios reales que pueden aportar las nuevas tecnologías para los clientes y desarrollar productos y modelos de negocio que los apoyen. Más de la mitad de los encuestados afirmaron que clientes requieren modelos para el cambio tecnológico y el52% cree que la e-mobility es una necesidad del cliente. Las organizaciones deben estar preparadas para adaptarse rápidamente a las demandas efectuadas por los clientes a medida que estas van cambiando.

La encuesta se llevó a cabo a finales de 2011 con 66 expertos de la industria automovilística, quienes completaron un cuestionario online acerca de la e-mobility, de forma que se obtuviera información sobre la situación actual que atraviesa la industria del automóvil y las perspectivas futuras para el uso de vehículos eléctricos.

Los datos obtenidos gracias al estudio ratifican la opinión generalizada de que la e-mobility será el desarrollo tecnológico más importante en la industria del automóvil en los últimos años. Exigirá la revisión de los actuales modelos de negocio, para lo que podríamos apoyarnos en la experiencia de otros sectores fuera del ambito automovilístico tradicional”, afirma Benedicta Gallego, directora del sector Automoción de Capgemini.“Para satisfacer las nuevas necesidades de los consumidores, las empresas automovilísticas deberían considerar la idea de integrar tanto el coche como los servicios como parte de un ecosistema más amplio, en lugar de centrarse únicamente en la fabricación de vehículos. Sólo las compañías que se adapten mantendrán su posición dominante en el mercado y continuarán jugando un rol predominante en el crecimiento de la industria”.