España se mantiene entre los 12 países del mundo con mayor número de grandes patrimonios

| Press release
13º Informe anual sobre la riqueza en el mundo de Merrill Lynch Global Wealth Management y Capgemini El número de grandes patrimonios del mundo cae en 2008 por debajo de los niveles de 2005, hasta situarse en 8,6 millones de personas. La riqueza de estos particulares desciende un 19,5%, hasta los 32,8 billones de dólares, si bien el informe prevé que en 2013 esta cifra aumente hasta 48,5.

Según el 13º Informe Anual sobre la Riqueza en el Mundo publicado hoy por Merrill Lynch Global Wealth Management y Capgemini, el número de particulares con patrimonios elevados (HNWIs) -personas con unos activos de inversión mínimos de 1 millón de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles- cayó en España un 20,9% en 2008, hasta situarse en 127.100 personas, desde las 160.600 del año anterior. No obstante, España se mantiene entre los 12 países del mundo con mayor número de grandes patrimonios.

Después de un año excepcionalmente volátil, el número de particulares con patrimonios elevados del mundo descendió un 14,9% en 2008 con respecto al año anterior, hasta situarse en 8,6 millones de personas, mientras que el número de particulares con patrimonios muy elevados (Ultra-HNWIs) -personas con unos activos de inversión mínimos de 30 millones de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles- disminuyó un 24,6%, hasta las 78.000 personas.

Estos descensos se corresponden con una reducción de la riqueza de los particulares con patrimonios elevados del 19,5%, hasta los 32,8 billones de dólares. Estas caídas sin precedentes han borrado los dos años de crecimiento sólido anteriores, 2006 y 2007, reduciendo tanto el número de patrimonios elevados como su riqueza hasta niveles inferiores a los registrados a finales de 2005.

Por su parte, los particulares con patrimonios muy elevados (Ultra-HNWIs) experimentaron una pérdida de su riqueza del 23,9%, superando la caída de los patrimonios elevados (HNWIs).

La concentración regional de los grandes patrimonios se mantiene pero con cambios

En conjunto, se prevé que la riqueza de los particulares con grandes patrimonios alcanzará los 48,5 billones de dólares en 2013, creciendo a una tasa anual del 8,1%. Las regiones de Norteamérica y Asia-Pacífico lideran el crecimiento de la riqueza, y la segunda superará a la primera en 2013. Estas regiones se beneficiarán del aumento del gasto de los consumidores estadounidenses y de la mayor autonomía de la economía china, que ya está provocando un nuevo aumento de la demanda del consumidor.

Los grandes patrimonios buscaron refugio en el efectivo, la renta fija y las inversiones en sus mercados domésticos

En 2008, las personas con patrimonios elevados redujeron su exposición a renta variable en todo el mundo, y aumentaron la proporción de sus activos en inversiones más seguras y sencillas. La asignación a inversiones de renta fija, efectivo y activos líquidos fue mayor. Asimismo, los particulares con grandes patrimonios dedicaron un porcentaje ligeramente mayor de sus activos financieros al sector inmobiliario, que pasó a representar el 18% de la cartera total, un incremento del 4% con respecto a 2007.

Las posiciones en efectivo también aumentaron sustancialmente, hasta el 21% de las carteras (un 7% por encima de 2006). Japón, donde la tasa de ahorro ha sido tradicionalmente alta, presenta el mayor movimiento hacia posiciones de efectivo, hasta el 30% de las carteras. En cambio, los grandes patrimonios norteamericanos, son los que tienen una menor proporción de sus carteras totales en efectivo o depósitos, un 14%, con tan sólo una subida de tres puntos porcentuales con respecto a 2007.

Algunas regiones concretas, como Norteamérica, Asia y Europa, continúan albergando a un alto porcentaje de los grandes patrimonios del mundo. Los tres países con mayor número de HNWIs – EE.UU., Japón y Alemania – representaron en 2008 el 54% del total mundial, ligeramente por encima del 53,3% de 2007.

El número de grandes patrimonios de China superó al del Reino Unido (que cayó un 26,3%) situándose en el cuarto puesto del mundo en el ranking de grandes patrimonios. En términos porcentuales, Hong Kong fue el país en el que más se redujo el número de HNWIs, un 61,3%, hasta las 37.000 personas. El número de particulares con patrimonios elevados en EE.UU. cayó un 18,5%; sin embargo, este país sigue ocupando el primer puesto con 2,5 millones de HNWIs, lo que significa el 28,7% del total mundial. Los descensos del número de grandes patrimonios en Europa variaron según los países: mientras que en Francia cayó un 12,6% la caída en Alemania fue de tan sólo un 2,7%.

En Japón, donde reside más del 50% de los particulares con patrimonios elevados de la región Asia-Pacífico, el descenso fue moderado, un 9,9%, en comparación con lo sucedido en Hong Kong. Este menor impacto se debe a la desaceleración macroeconómica japonesa, que se inició en 2007.

2008 fue un año de preservación y no de revalorización”, afirma Lucía Granda, Responsable de Merrill Lynch Global Wealth Management para España y Portugal. “Ante la ausencia de activos refugio, los grandes patrimonios cerraron el año con un elevado porcentaje de efectivo en sus carteras. Cuando se recuperen los mercados, tendrán la flexibilidad necesaria para reajustar sus estrategias y reinvertir en nuevas oportunidades”, añade.

La riqueza de los grandes patrimonios volverá a aumentar cuando se recupere la economía mundial

En conjunto, se prevé que la riqueza de los particulares con grandes patrimonios alcanzará los 48,5 billones de dólares en 2013, creciendo a una tasa anual del 8,1%. Las regiones de Norteamérica y Asia-Pacífico lideran el crecimiento de la riqueza, y la segunda superará a la primera en 2013. Estas regiones se beneficiarán del aumento del gasto de los consumidores estadounidenses y de la mayor autonomía de la economía china, que ya está provocando un nuevo aumento de la demanda del consumidor.

Los grandes patrimonios buscaron refugio en el efectivo, la renta fija y las inversiones en sus mercados domésticos

En 2008, las personas con patrimonios elevados redujeron su exposición a renta variable en todo el mundo, y aumentaron la proporción de sus activos en inversiones más seguras y sencillas. La asignación a inversiones de renta fija, efectivo y activos líquidos fue mayor. Asimismo, los particulares con grandes patrimonios dedicaron un porcentaje ligeramente mayor de sus activos financieros al sector inmobiliario, que pasó a representar el 18% de la cartera total, un incremento del 4% con respecto a 2007.

Las posiciones en efectivo también aumentaron sustancialmente, hasta el 21% de las carteras (un 7% por encima de 2006). Japón, donde la tasa de ahorro ha sido tradicionalmente alta, presenta el mayor movimiento hacia posiciones de efectivo, hasta el 30% de las carteras. En cambio, los grandes patrimonios norteamericanos, son los que tienen una menor proporción de sus carteras totales en efectivo o depósitos, un 14%, con tan sólo una subida de tres puntos porcentuales con respecto a 2007.

“Tras un año de volatilidad, nos encontramos ante un cambio en la actividad y las prioridades de los grandes patrimonios. Actualmente existen oportunidades para que las firmas y los asesores de gestión de patrimonios entiendan y se adapten con eficacia a los intereses de sus clientes, ayudándoles a sortear los periodos de incertidumbre económica y construyendo relaciones que se mantendrán en el futuro”, señala Carmen Castellví, Senior Manager y responsable de Wealth Management de Capgemini.