España lidera el incremento de particulares con patrimonios elevados de la zona euro

| Press release
El número de particulares con patrimonios elevados -personas con unos activos financieros netos mínimos de un millón de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles- creció en España un 5,7% en 2005, hasta alcanzar las 148.600 personas.

 Según la 10ª edición del Informe sobre la Riqueza en el Mundo publicado hoy por Merrill Lynch y Capgemini, el número de particulares con patrimonios elevados -personas con unos activos financieros netos mínimos de un millón de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles- creció en España un 5,7% en 2005, hasta alcanzar las 148.600 personas. Con estos datos España se sitúa en la segunda posición del ranking de incremento del número de particulares con patrimonios elevados de la zona Euro, sólo por detrás de Austria. Además, nuestro país supera con creces la media de crecimiento de la zona Euro, que fue del 2,7%, y también la media de crecimiento europeo, que fue del 4,5% en 2005.


Ranking zona euro: incremento porcentual del nº de particulares con patrimonios elevados (2005 respecto a 2004)


Aumento global de la riqueza

Globalmente, la riqueza conjunta de los particulares con patrimonios elevados se elevó en 2005 hasta los 33,3 billones de dólares, lo que representa un incremento del 8,5% sobre el año anterior. Además, el informe revela que el número de particulares con patrimonios elevados creció un 6,5%, hasta los 8,7 millones, con respecto a 2004 y que el número de particulares del mundo con patrimonios muy elevados -personas con unos activos financieros netos superiores a 30 millones de dólares - creció un 10,2% en 2005, hasta los 85.400 individuos.

Según José María Ortega, Presidente y Consejero Delegado de Merrill Lynch Banca Privada en España, “el crecimiento del PIB real y la capitalización bursátil fueron los dos motores principales de la creación de riqueza, que hicieron de 2005 un año de crecimiento sólido, aunque en desaceleración en algunas regiones después de dos años consecutivos de buen comportamiento global”.


Asia Pacífico y mercados emergentes lideran el ranking regional

El número de particulares con patrimonios elevados creció de forma espectacular en Corea del Sur, con un incremento del 21,3%. En India, el aumento fue del 19,3%, en Rusia 17,4% y en Sudáfrica 15,9%. Además, tres de las cuatro naciones BRIC (Brasil, Rusia e India) se encuentran entre las diez del mundo donde más ha aumentado el número de particulares con patrimonios elevados.

En Latinoamérica, la escalada mundial del precio del crudo contribuyó a la acumulación de beneficios en Brasil, México y Venezuela. La región superó ampliamente la media de crecimiento global del número de particulares con patrimonios elevados, registrando un 9,7% el año pasado.
“Asia-Pacífico, donde los dos motores de la capitalización bursátil y el PIB siguieron generando tasas de crecimiento elevadas en el año 2005, fue una de las regiones donde los particulares con patrimonios elevados encontraron más oportunidades. Por otra parte, Latinoamérica y Oriente Medio también mostraron un fuerte crecimiento, que benefició a los particulares con patrimonios elevados con inversiones en el mercado interno y a los de otras regiones del mundo”, explica Ortega.


Europa sigue creciendo pero menos que otras regiones

En Europa, el crecimiento del número de particulares con patrimonios elevados sigue acelerándose debido a la elevada rentabilidad de determinados mercados. Después de un crecimiento del 2,4% y el 4,1%, en 2003 y 2004 respectivamente, la población europea de particulares con patrimonios elevados creció un 4,5% el año pasado, a pesar de la debilidad del comportamiento del PIB real en sus principales economías. Esto se debió, en gran parte, a la rentabilidad continuada de los principales mercados de Europa Occidental y al elevado rendimiento de los de Europa Oriental.

La alta tasa de desempleo de Alemania y la escasa subida del 0,9% de su PIB real, frenaron la creación de riqueza. Por otra parte, la mejora marginal del desempleo y el déficit comercial decreciente contribuyeron al aumento del 3,5% en el número de particulares con patrimonios elevados en Francia.

En Reino Unido, a pesar de la debilidad del PIB real, las acciones, especialmente las del sector de la energía, siguieron comportándose positivamente. En consecuencia, el número total de particulares con patrimonios elevados del país aumentó un 7,3%.

La República Checa, Hungría, Polonia y otras naciones de Europa Oriental que accedieron a la Unión Europea en 2004, disfrutaron de una escalada de rentabilidad, en gran parte como consecuencia de los candentes mercados bursátiles.


El incremento se desacelera en Estados Unidos

Por primera vez en tres años, el aumento del número de particulares con patrimonios elevados de EE.UU. no consiguió superar al del año anterior, con un incremento del 6,8% en 2005 frente al 9,9% en 2004. El número de particulares con patrimonios elevados de Canadá subió un 7,2%. La población total de particulares con patrimonios elevados de los dos países creció un 6,9% en 2005 en comparación con el 9,8% en 2004.

A pesar de esta desaceleración, Norteamérica sigue siendo la región del mundo con mayor número de particulares con patrimonios elevados y mayor riqueza acumulada por estos individuos.

Para José María Ortega, “la rentabilidad del mercado y los indicadores económicos muestran que la creación de riqueza experimentó cierta desaceleración en muchas regiones del mundo -especialmente, en Norteamérica- si bien los particulares con patrimonios elevados pudieron seguir beneficiándose de las bolsas de rentabilidad elevada durante el año pasado”.


Distribución regional de los particulares con patrimonios elevados

REGIÓN
Nº PARTICULARES (millones)
INCREMENTO 05-04
América del Norte
2,9
6,9%
Europa
2,8
4,5%
Asia Pacífico
2,4
7,3%
América Latina
0,3
9,7%
Oriente Medio
0,3
9,8%
África
0,1
11,7%


Asignación de activos: aumentan las diferencias regionales

A pesar de la elevada rentabilidad financiera de los mercados extranjeros, las carteras de los particulares con patrimonios elevados de EE.UU. están más orientadas al mercado interno que las de sus equivalentes de otros países.

“En consecuencia, los particulares con patrimonios elevados de EE.UU. no están aprovechando todo el potencial de ganancias de los mercados extranjeros”, afirma Andrés Guibert, responsable del Sector Financiero de Capgemini Consulting en España.“Sin embargo, en conjunto, observamos que un número creciente de particulares con patrimonios elevados adoptan la misma estrategia que los ultramillonarios y empiezan a rebalancear sus carteras para aumentar su exposición a las inversiones internacionales, debido a que estos mercados siguen generando rentabilidades más altas y persiste la incertidumbre respecto al dólar.Esto es especialmente evidente en el aumento de las inversiones de los particulares con patrimonios elevados en los mercados asiáticos”, añade Guibert.


Mayor agresividad y diversificación de las inversiones

El informe revela que los particulares con patrimonios elevados fueron más agresivos en 2005 con respecto a la asignación de activos, si bien mantuvieron una diversificación elevada para asegurar la protección de sus inversiones.

Los particulares con patrimonios elevados aumentaron sus inversiones en renta variable y vehículos alternativos y movieron fondos desde el mercado de renta fija.

En términos globales, aumentaron los fondos asignados a renta variable, mientras los hedge funds -cuya rentabilidad disminuyó de forma constante en los dos últimos años- perdían aceptación entre los particulares con patrimonios elevados.

Aunque Norteamérica sigue siendo la región más popular del mundo para invertir, los particulares con patrimonios elevados siguen sacando fondos del país. En 2004, mostraron una clara falta de confianza en el dólar y por consiguiente redujeron sus inversiones en Norteamérica. A pesar de que el dólar experimentó cierta recuperación en el año 2005, los inversores recortaron su asignación a Norteamérica debido a la baja rentabilidad.

Entre tanto, la región de Asia-Pacífico superó a Europa y se convirtió en la segunda más popular para la inversión internacional. En términos globales, las inversiones en Asia-Pacífico representaban el 23% de los activos totales en manos de particulares con patrimonios elevados durante el año pasado.

Europa retuvo el 22% de los activos mundiales de particulares con patrimonios elevados durante el año pasado. El buen comportamiento de los mercados financieros europeos maduros, junto a las fuertes subidas de sus mercados emergentes, convenció a los particulares con patrimonios elevados de la región de que debían aumentar su asignación a los mercados internos desde el 40% de 2004 hasta el 48% registrado el año pasado.


Los inmuebles siguieron generando un elevado rendimiento

A pesar de los tipos de interés crecientes y del temor a la desaceleración del sector, los bienes inmuebles siguieron proporcionando una elevada rentabilidad a los particulares con patrimonios elevados a lo largo del año 2005.

Aunque las ganancias fueron considerablemente inferiores a las obtenidas en 2004, los particulares con patrimonios elevados mantuvieron sus inversiones inmobiliarias en 2005.

Según las entrevistas realizadas a particulares con patrimonios elevados y a gestores de diversas instituciones, se espera que estas inversiones empiecen a reducirse en 2006.


Perspectivas

El informe estima que en el año 2010 la riqueza del mundo en manos de particulares alcanzará los 44,6 billones de dólares, con un ritmo medio de crecimiento del 6% anual.

Respecto a las inversiones, el informe prevé que los particulares con patrimonios elevados seguirán transfiriendo activos desde los mercados maduros a los emergentes. También es previsible que sus inversiones en Norteamérica y Europa sigan disminuyendo a lo largo de los próximos años, mientras reasignan fondos a Asia-Pacífico y Latinoamérica. El estudio muestra que es probable que los particulares con patrimonios elevados sigan manteniendo carteras ligeramente más agresivas, disminuyendo sus posiciones en liquidez, depósitos y bienes inmuebles y trasladando fondos hacia la renta variable y las inversiones alternativas.

Según Andrés Guibert “el mayor interés de los particulares con patrimonios elevados por las inversiones internacionales, junto a su creciente exposición a la renta variable y las inversiones alternativas, son señales claras de que los individuos más ricos del mundo no sólo se están convirtiendo en inversores más sofisticados, sino que también están más decididos que nunca a obtener rentabilidades comparables a las de 2003 y 2004”.