Europa no es consciente de los beneficios ambientales y comerciales que supone su liderazgo en innovaciones de bajas emisiones de carbono

| News alert
Según el estudio, Europa podría perder su posición de liderazgo si no adopta una estrategia más firme de innovación industrial para cumplir los objetivos de reducción de emisiones establecidos en la Cumbre de París

Madrid, 27 de mayo de 2016 – Un informe elaborado por Iniciativa de Innovación Industrial para la Competitividad (i24c) y Capgemini Consulting pone de relieve que, si bien se han realizado avances notables en I+D de tecnologías de bajas emisiones de carbono, a Europa le sigue resultando difícil dar aplicación industrial a las innovaciones en materia energética y corre el riesgo de perder su posición de liderazgo mundial. El informe analiza y evalúa la evolución en Europa de la innovación en el campo de la enegía, examinando las barreras y los factores clave para la transición hacia a una economía competitiva de bajas emisiones. Además, el informe formula cinco recomendaciones que tanto el sector público como el privado deberían poner en práctica antes del cierre de la Consulta Pública de la Comisión Europea[1] sobre el desarrollo de una estrategia integrada de Investigación, Innovación y Competitividad para la Unión de la Energía en Europa.

 

El objetivo a largo plazo fijado por la UE de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) un 80-95%, recogido en el Plan de trabajo de la energía europea para 2050[2], tiene como fin proteger el medio ambiente y ayudar en la transición de Europa hacia una economía competitiva de bajas emisiones. Establecidos sus más ambiciosos objetivos de estabilización de la temperatura y de reducción de emisiones a “cero neto” para mitad de siglo, el interés que suscita esta agenda es ahora incluso mayor y el papel de liderazgo de Europa se va a ver sometido a un grado de escrutinio y crítica como nunca antes ha experimentado. Dar más fuerza a sus políticas y poner el foco en los ámbitos de la innovación y la competitividad serán dos elementos cruciales para el éxito de su empeño. Según las conclusiones del informe, Europa ha avanzado considerablemente realizando una inversión en I+D de más de 4.300 millones de dólares, lo que la convierte en el mayor inversor mundial en tecnología verde. El estudio también reconoce a Europa como líder mundial en innovación energética, destacando que aglutina casi una quinta parte de los proyectos de innovación en cambio climático y la creación de cerca de 1,2 millones de puestos de trabajo relacionados con las energías renovables.


 

 

Necesidad de una estrategia para la aplicación comercial de las innovaciones energéticas

El informe de i24c y Capgemini Consulting señala que, si bien estos esfuerzos constituyen una sólida base para Europa, está resultando difícil llevar a la práctica con éxito las innovaciones debido a la ausencia de una estrategia económica, reguladora e industrial suficientemente cohesiva. Una estrategia de ámbito comunitario debería centrarse no sólo en el sector energético, sino también en promover la colaboración entre industrias relacionadas, como el transporte, la agricultura, las infraestructuras, la tecnología digital, la producción fabril y los servicios. Además, debería, establecer un marco que permita la colaboración transfronteriza para promover sinergias en la actividad innovadora y propiciar crecimiento económico, prosperidad y ventaja competitiva para todos los Estados miembros.

 

La falta de iniciativas de aplicación comercial es en parte el resultado de una regulación obsoleta o no adaptada a la realidad actual y de la percepción de la comunidad inversora del alto riesgo de estos proyectos, , especialmente por el elevado nivel de inversión inicial que requieren las iniciativas energéticas.

 

Estando en curso el proceso de Consulta Pública de la Comisión Europea sobre el desarrollo de una estrategia integrada de Investigación, Innovación y Competitividad para la Unión de la Energía en Europa, el informe de i24c y Capgemini Consulting advierte de que una estrategia energética no sólo debe dar acceso a capital a la incipiente base de start-ups europeas, sino que también debe promover el establecimiento de un nuevo marco regulador que transforme un mercado fragmentado y que apoye la aplicación comercial de innovaciones tecnológicas.

 

Pascal Lamy, miembro del Grupo i24c High Level, ha comentado: “Este estudio confirma la necesidad de adoptar un enfoque integrado y sistemático para la investigación, la innovación y la competitividad, por lo que la iniciativa de la CE llega en buen momento. Los logros conseguidos hasta ahora son garantía de futuro, pues otras economías están trabajando para desarrollar sus propias industrias relacionadas con la energía a fin de explotar las ingentes oportunidades que ofrece la transición a una economía sostenible. Sin embargo, con la creación de un marco adecuado, que ponga al consumidor en el centro y ofrezca opciones estratégicas inteligentes, Europa puede demostrar su liderazgo en un entorno industrial de éxito, además de dar un papel más prominente a las energías limpias.”

 

Por su parte, Nicolas Clinckx, Vicepresidente de Energía y Utillities de Capgemini Consulting, ha explicado que: “La posición predilecta que ocupa Europa en I+D de tecnologías de bajas emisiones de carbono puede sentar las bases para la consecución de los objetivos sobre el cambio climático establecidos en COP21 y de su Plan de trabajo de la energía europea para 2050, pero siempre y cuando se dediquen más esfuerzos para solventar las deficiencias en materia de aplicación comercial. No se trata solo de un problema relacionado con la energía. Europa necesita una estrategia cohesiva para la innovación y la ejecución de proyectos energéticos que integre a todos los sectores vinculados y los esfuerzos de los países para impulsar a los proyectos prometedores, de manera que salgan del conocido valle de la muerte para lograr la puesta en producción. La EU puede desempeñar un papel principal con un marco regulador que promueva tanto la inversión como el desarrollo comercial de las iniciativas.”

 

En los últimos años, el rápido crecimiento de cuatro megatendencias interrelacionadas —sostenibilidad, digitalización, integración de servicios y empoderamiento local— y su impacto en el ecosistema de la innovación, exigen cambios a Europa. Estas tendencias han suscitado cambios disruptivos en el sector de la energía, modificando las expectativas y las demandas de los consumidores y así como la presiones de negocio y prioridades de las empresas. Estas tendencias son base para la formulación de las recomendaciones del informe de i24c y Capgemini Consulting.

 

El estudio ofrece cinco premisas clave para ayudar a resolver el déficit práctico comentado e impulsar la transición de Europa hacia la energía limpia:

 

  1. Proporcionar claridad sobre la dirección a largo plazo

Las empresas y entidades a nivel comunitario y nacional necesitan una visión y un marco claro sobre el que trabajar. Esto sólo es posible con una estrategia de innovación industrial de dimensión europea.

  1. Crear las condiciones de mercado adecuadas para que los proyectos de innovación energética superen el “valle de la muerte”[3] y consigan la aplicación comercial de dicha innovación

La innovación en el sector energético requiere un gran volumen de inversión que solo se consigue si los inversores ven con claridad el camino para pasar de la investigación a la producción. Europa necesita crear las condiciones de mercado y la regulación adecuadas para hacerlo realidad.

  1. Acelerar el empoderamiento de las autoridades locales

El poder de los datos contribuye al crecimiento de Internet de las Cosas (IoT) y, en particular, de ciudades inteligentes. Lugares como Singapur están demostrando cómo una concepción integradora y holística de la ciudad  contribuye a dar más poder a los gobiernos regionales.

  1. Empoderamiento de clientes y ciudadanos

La implicación de la ciudadanía es clave para crear un deseo y una demanda de cambio. Los gobiernos deben ayudar a las organizaciones privadas a movilizar a las personas desde abajo para hacer avanzar a Europa.

  1. Mayor orientación a resultados y carácter más selectivo en la promoción de actividades innovadoras en materia energética

Cuando los presupuestos son limitados, una iniciativa de innovación no debería recibir ayuda si no va a desembocar en alguna acción práctica concreta. El denominador común de cualquier proyecto de I+D debería ser la eficiencia de la inversión.  

 

El informe de i24c y Capgemini Consulting es el resultado de cuatro meses durante los que se han realizado más de 30 entrevistas, dos seminarios exhaustivos con 25 agentes clave del sector público y privado, un análisis en profundidad de 11 proyectos de innovación energética y una encuesta a 80 líderes europeos. Los principales responsables del estudio son: Julia Reinaud (i24c), Nicolas Clinckx, Katia Ronzeau y Paul Faraggi (Capgemini Consulting).

 

Para más información sobre el informe pinche aquí.

Para obtener una infografía sobre el informe pinche aquí.

 

Acerca de  Capgemini Consulting

 

Capgemini Consulting es la unidad de consultoría estratégica y de transformación del Grupo Capgemini especializada en el asesoramiento y soporte a organismos y empresas para facilitar la transformación de sus funciones y negocios, desde el desarrollo de la estrategia de innovación hasta su ejecución, con especial énfasis en los resultados. Con la nueva economía digital creando disrupciones importantes y oportunidades, nuestro equipo global de más de 3.000 profesionales trabaja con empresas líderes y con la Administración para gestionar la Transformación Digital, partiendo de nuestra comprensión de la economía digital y nuestro liderazgo en la transformación y el cambio organizativo.

 

Para más información: http://www.capgemini-consulting.com/tme

 

Acerca de Capgemini:

Con más de 180.000 empleados presentes en más de 40 países, Capgemini es uno de los principales líderes en servicios de consultoría, tecnología y outsourcing del mundo.  El Grupo Capgemini alcanzó unos ingresos globales de 11.900 millones de euros en 2015. Capgemini, en colaboración con sus clientes, crea y proporciona las soluciones tecnológicas, digitales y de negocio que mejor se ajustan a sus necesidades y que les permiten alcanzar innovación y competitividad. Siendo una organización profundamente multicultural, Capgemini ha desarrollado su propia forma de trabajar, la Collaborative Business ExperienceTM, basada en su modelo de producción Rightshore®.

 

Para más información: www.es.capgemini.com.

 

Rightshore® es una marca registrada perteneciente a Capgemini

 

 

Related Resources