La educación del consumidor es clave para el éxito del RFID

| Press release
La mayoría de los encuestados dijo que comprarían productos con RFID si esto significase una reducción potencial del robo de coches (un 70% de los encuestados), una recuperación más rápida de los artículos robados (un 68%) y una mejora en la seguridad de la prescripción de fármacos (un 63%). Los consumidores identificaron como importantes ventajas adicionales del RFID la mejora de la seguridad y de la calidad de los alimentos; una mejora en la gestión de devoluciones y reclamaciones en tienda; y un paso más rápido por caja en las tiendas.

Los consumidores europeos están empezando a reconocer que la Tecnología de Identificación por Radiofrecuencia (RFID) traerá verdaderas ventajas en su día a día, según un estudio realizado por Capgemini.

La mayoría de los encuestados dijo que comprarían productos con RFID si esto significase una reducción potencial del robo de coches (un 70% de los encuestados), una recuperación más rápida de los artículos robados (un 68%) y una mejora en la seguridad de la prescripción de fármacos (un 63%). Los consumidores identificaron como importantes ventajas adicionales del RFID la mejora de la seguridad y de la calidad de los alimentos; una mejora en la gestión de devoluciones y reclamaciones en tienda; y un paso más rápido por caja en las tiendas.

Sin embargo, el estudio también revela que las preocupaciones por temas de privacidad amenazan con eclipsar las ventajas de RFID. Más de la mitad (un 55%) de los encuestados están preocupados en mayor o menor grado por si las etiquetas RFID permitirán a las empresas seguir el rastro a los consumidores a través de la compra del producto, mientras que a un 59% les preocupa que las etiquetas RFID permitan que los datos sean libremente utilizados por terceros.

Muchas de las preocupaciones mencionadas - por ejemplo, la creencia de que las etiquetas se pueden leer a una cierta distancia (nombrada por el 52% de encuestados) - son infundadas y, probablemente, provienen del poco conocimiento que los consumidores europeos tienen de RFID. A pesar del hecho de que los consumidores ya se están beneficiando de algunos usos europeos de RFID de alto valor, tales como los pases para peajes de autopistas y pagos en gasolineras, la investigación reveló que apenas un 18% de los encuestados europeos habían oído hablar de esta tecnología.

Entre los que están familiarizados con RFID, la mayoría lo ven como una tecnología favorable o todavía no tienen una opinión. Solamente un 8% de los consumidores europeos tienen actualmente una opinión desfavorable acerca de RFID.

Según Ard Jan Vethman, Líder de RFID del Sector Global de Manufacturing, Retail y Distribución de Capgemini, “la aceptación de nuevas tecnologías tiene siempre un punto en el cual los consumidores se inclinan a creer que las ventajas tienen más peso que las preocupaciones. Con una aproximación correcta al RFID y con la actual comunicación al consumidor, la industria puede alcanzar este punto. Ésta es una buena noticia para los distribuidores y los fabricantes que operan en el sector de bienes de consumo y que miran hacia adelante para el lanzamiento de la tecnología RFID. Sin embargo, nuestra investigación también demuestra que todavía hay trabajo por hacer para informar a los consumidores de las ventajas de RFID, dado que mucha gente todavía no se ha formado opiniones sólidas sobre la tecnología, pero están interesados en aprender más”.

“Existe una gran variedad de opiniones de los consumidores europeos sobre el impacto que el RFID tendrá en la privacidad, comparativamente con otras tecnologías. Un 46% de los consumidores europeos cree que RFID tendrá un mayor impacto en la privacidad que las tarjetas inteligentes, pero solamente un 34% cree que tendrá mayor impacto que los teléfonos con cámara fotográfica y un 42% cree que tendrá un mayor impacto que las tarjetas de fidelización”.

Vethman asegura que “el momento es idóneo para que las compañías definan su estrategia y realicen un análisis razonado del negocio para la adopción de RFID. Debido al alcance y al impacto que la RFID tendrá en las operaciones, la mejor forma de realizar el despliegue será de forma controlada, y con un acercamiento paso a paso. En paralelo a este proceso de planificación estratégica, las organizaciones deben considerar acciones para educar a los consumidores sobre sus planes. Es clave para las empresas reconocer y acentuar las ventajas que importan más a los consumidores para que el retorno de las inversiones en RFID sea mayor”.

Vethman indica que este proceso de educación debe incluir cuatro elementos principales:

  • Incluir a los consumidores en el debate sobre RFID. RFID es una tecnología que “cambia las reglas del juego”, con potencial para alterar fundamentalmente la cadena de suministro global y la experiencia de compra en retail en los próximos años.
  • Empezar a comunicar con los consumidores sobre RFID lo antes posible. Pero siempre hablando su lenguaje y evitando la “jerga”.
  • Abordar las preocupaciones de los consumidores y desacreditar los mitos, con hechos tangibles relacionados con costes y precios, así como con la privacidad y los temas ambientales y de sanidad.
  • Avanzar con prudencia, pero sin tardar mucho en empezar. Construir gradualmente una base de conocimiento entre los consumidores. La mayoría de ellos no esperan ver todavía etiquetas de RFID en los productos hasta dentro de unos años.

* RFID and Consumers: What European Consumers Think About RFID and the Implications for Business es un informe realizado por Capgemini en Febrero 2005. Se encuestaron a más de 2.000 consumidores en el Reino Unido, Francia, Alemania y los Países Bajos.