Las tarjetas son el medio de pago que más crece tras el efectivo

| Press release
Según el Informe Mundial de Pagos de Capgemini, RBS y EFMA. El pago con tarjeta representa el 54 por ciento del volumen global y ha crecido un 16 por ciento en cinco años. La estandarización de pagos con tarjetas es urgente para aplicar SEPA con éxito. China podría desbancar a Europa como segundo mayor mercado de pagos.

Las tarjetas son el medio de pago que crece más rápido después del efectivo y representan el 54% de los volúmenes de pago en todo el mundo, lo cual demuestra la importancia de este tipo de mecanismos para el comercio y los gastos de consumo en nuestra economía globalizada. Entre 2001 y 2006, las transacciones con tarjeta experimentaron un incremento anual del 16% a nivel mundial y de un 11% en Europa, según la última edición del Informe Mundial de Pagos 2008 de Capgemini, el Royal Bank of Scotland (RBS) y la Asociación Europea de Dirección y Marketing Financiero (EFMA). Los autores de este informe consideran que esta situación hace aún más urgente la estandarización de los pagos con tarjeta en euros tramitados por las diversas redes de tarjetas, consiguiendo así que SEPA sea una realidad en el ámbito de las tarjetas.

En palabras de Bertrand Lavayssière, director gerente de Global Financial Services de Capgemini: “Los bancos tienen de plazo hasta 2010 para convertir sus sistemas nacionales actuales a los sistemas de tarjeta SEPA, aunque está claro que es imprescindible solucionar algunas cuestiones básicas (como las normas técnicas comunes, la normativa de comisiones interbancarias y la gestión del sistema), con el fin de que las tarjetas SEPA lleguen a ser una realidad. El foco en esta tarea se intensifica como consecuencia del impulso que aportan las tarjetas al crecimiento mundial de los volúmenes de pagos distintos del efectivo”.

China podría llegar a desbancar a la Zona Euro como segundo mayor mercado de pagos – a pesar de que las economías maduras seguirán dominando hasta 2013. Los pagos por medios distintos del efectivo alcanzaron los 233.000 millones de transacciones en 2006. El informe concluye que las economías desarrolladas representaron el 80% de estos pagos, un tercio de los cuales estaría en Europa, y según las previsiones estas economías mantendrán su posición dominante hasta 2013. No obstante, China representó el 7% del volumen global de pagos distintos del efectivo en 2006, exhibiendo una tasa de crecimiento anual del 46% entre 2001 y 2006, lo cual lleva a esperar que China podría estar potencialmente en capacidad de desbancar a la Zona Euro como segundo mayor mercado de pagos del mundo en 2013.

Según Brian Stevenson, director ejecutivo de Global Transaction Services del RBS: “No importa donde vaya el comercio, los medios de pagos le siguen, y este estudio indica con claridad que el ingente potencial de China como motor de crecimiento es ya una realidad”.

Los hitos iniciales de la SEPA han sido alcanzados, aunque quedan desafíos por superar en el camino hacia la integración de los medios de pago europeos. En sus cuatro años de publicación, el Informe Mundial de Pagos ha seguido con atención el avance hacia la SEPA - el plan regional de integración de los pagos más ambicioso hasta la fecha. El informe de este año reconoce cierto número de logros significativos, entre los que se encuentran el lanzamiento de las transferencias de crédito SEPA en enero de 2008, al tiempo que refleja el avance en los desafíos restantes.

Brian Stevenson, director ejecutivo de Global Transaction Services del RBS dice lo siguiente: “Las empresas no tienen obligación legal alguna de participar en la SEPA, y adoptarán los nuevos instrumentos de pago solamente con un calendario y a un ritmo que se adapte a sus necesidades de negocio. Sin embargo, SEPA ofrece valiosos beneficios de gestión de tesorería a empresas que ejerzan una actividad paneuropea. Los bancos tienen un papel importante que desempeñar, ya que pueden contribuir a que sus clientes corporativos identifiquen beneficios, que a su vez contribuyan a alcanzar la masa crítica vital para el éxito de la SEPA. Y también la SEPA debería contribuir a que los propios bancos ejerzan su actividad con mayor eficiencia”.

Adicionalmente, Bertrand Lavayssiere, director gerente de Global Financial Services de Capgemini, comenta lo siguiente: “La SEPA ofrece a los bancos la oportunidad de desarrollar nuevos productos y servicios, que beneficiarán a las empresas con presencia europea. Al mismo tiempo, los bancos que prosperen en una Europa posterior a SEPA estarán también mejor posicionados para aprovechar las oportunidades que se generen a través de los pagos globales”.

Acerca del Informe Mundial de Pagos 2008

El Informe Mundial de Pagos de este año presenta una perspectiva global más amplia que en las ediciones anteriores, aunque mantiene su concentración habitual en profundidad en las iniciativas regionales y en las áreas de crecimiento potencial de los pagos. Realiza una reflexión sobre varios acontecimientos europeos que han tenido repercusiones en otros mercados en el resto del mundo, llegando a la conclusión de que numerosas tendencias clave con universales. Realiza asimismo un análisis en profundidad del mercado global de tarjetas y centra su atención en las remesas, la financiación del comercio y los pagos por teléfono móvil. El Informe Mundial de Pagos 2008 se puede consultar en www.capgemini.com y en www.wpr08.com.

Acerca de Capgemini

Capgemini, uno de los líderes en servicios de Consultoría, Tecnología y Outsourcing del mundo ayuda a sus clientes a transformar y mejorar su negocio haciendo uso de las tecnologías más adaptadas a sus necesidades. La compañía se compromete a favorecer la libertad de acción de sus clientes y a optimizar sus resultados. Para ello se apoya en un método de trabajo único que ha denominado Collaborative Business Experience y en un modelo de producción llamado Rightshore®, que consiste en disponer del recurso idóneo en el lugar adecuado, en el momento justo y con la máxima eficiencia. Presente en 36 países, Capgemini ha alcanzado unos ingresos globales de 8.700 millones de euros en 2007. Capgemini tiene unos 86.000 empleados en todo el mundo.

Aportando una profunda experiencia sectorial, Capgemini puede satisfacer las cada vez más sofisticadas necesidades del sector de servicios financieros. Con una red de 15.000 profesionales que sirven a más de 900 clientes en todo el mundo, la Financial Services SBU de Capgemini ofrece soluciones de transformación en Banca, Seguros y Mercados de Capital, al igual que “liderazgo en materia de pensamiento” reconocido por la industria. Las personas interesadas en obtener más información pueden visitarnos en www.capgemini.com/financialservices.