Optimización de los procesos de negocio con SOA

| Financial news
Artículo publicado en la revista Actualidad Aseguradora por Yvonne Martínez Quero, Senior Manager de Capgemini
Para conseguir que una entidad aseguradora sea competitiva, se debe estar preparada para afrontar las nuevas exigencias del mercado:
  • Agilidad de respuesta ante las nuevas demandas mediante una cartera de productos flexible.
  • Capacidad de comercializar los productos a través de varios canales para poder hacer frente a la competencia virtual.
  • Facilidad de adaptación ante cambios legislativos.
  • Fusiones y adquisiciones que requieren actividades de integración.
  • Procesos de negocio optimizados.
Para poder afrontar estos retos con éxito, las entidades aseguradoras están en proceso de adopción de los principios planteados en relación a las Empresas Orientadas a Servicios (SOE). El principal cambio consiste en la implantación de una nueva forma de diseñar los sistemas de información siguiendo un modelo fundamentado en la división de sus procesos de negocio en tareas o actividades organizadas en Servicios de Negocio, que son automatizados mediante el uso de distintos servicios de arquitectura de sistemas de información (SOA) y que están apoyados sobre una infraestructura común (SOI).

Aunque no es un concepto nuevo, sí lo es el objetivo de establecer la aplicación de SOA a toda la compañía (SOE), hecho que aporta una serie de ventajas, entre las que cabe destacar:
  • Agilidad y flexibilidad permitiendo acelerar el “Time to market”, acogiendo cambios en el entorno del negocio mediante la creación de servicios reutilizable, permitiendo la conectividad en tiempo real entre sistemas y favoreciendo las estrategias multicanal.
  • Ahorro de costes, compartiendo el uso de servicios y permitiendo la reutilización de las infraestructuras tecnológicas de una manera más eficiente y una reducción de los costes de mantenimiento.
  • Integración entre sistemas, evitando la existencia de aplicaciones estancas, disponiendo de servicios globales con toda la información necesaria, permitiendo su accesibilidad desde diferentes aplicaciones y dispositivos. El enfoque hacia servicios favorece la escalabilidad y modularización que permite facilitar la evolución futura de los sistemas.
Para lograr el objetivo de construir una compañía orientada a servicios, se debe aplicar un enfoque que favorezca una mayor colaboración entre la compañía y sus clientes, proveedores y colaboradores. De este modo, para la puesta en marcha de una Arquitectura Orientada a Servicios (SOA), han de definirse las reglas de negocio analizando los procesos críticos. Estas reglas de negocio se agrupan en procesos organizados por las diferentes áreas de negocio, obteniendo finalmente procesos de negocio de valor añadido expuestos a través de servicios web.

Las compañías de seguros están utilizando SOA para distintos propósitos: potenciar el uso de Internet e Intranet por parte de agentes e intermediarios, posibilidad de realizar una rápida integración de nuevos canales de distribución y una mayor facilidad para lanzar nuevos productos y servicios. Sin embargo, la mayor rentabilidad en la utilización de SOA estaría en la optimización de los procesos críticos de negocio, que tendrían posibilidades ostensibles de mejora y un impacto grande en la organización.

Para colaborar en este proceso de cambio, Capgemini cuenta con una metodología de diseño e implantación de arquitecturas denominada IAF (Integrated Architecture Framework), que describe el formato y el contenido de los elementos que constituyen la arquitectura, y la manera en que estos elementos se relacionan entre sí.