Reporting regulatorio: ¿la última o la primera milla de Solvencia II?

| Financial news
Artículo publicado en la revista Actualidad Aseguradora por Lucía González, directora de Servicios Financieros de Capgemini

El reporting financiero, tradicionalmente llamado “la última milla de las finanzas”, se ha considerado siempre uno de los mayores retos de las compañías.

El término “última milla” se refiere a los procesos que se producen desde que se capturan los apuntes financieros hasta que se realizan y envían los diversos informes con desglose público, interno, o regulatorio (informes anuales, informes de gestión, documentación estadístico contable, etc.). El reto que “la última milla” siempre ha representado se ve aumentado en la actualidad por la creciente necesidad de transparencia derivada de nuevas y venideras normativas como Solvencia II en el sector asegurador.

 

Desde hace unos años, el sector asegurador se viene preparando para los cambios normativos que impondrá la entrada en vigor de Solvencia II. Inicialmente, la mayoría de las compañías han hecho foco en los requisitos cuantitativos y cualitativos, Pilar I y Pilar II respectivamente, estudiando modelos internos y dejando para más adelante la preparación de Pilar III, cuando estarán obligadas a informar de su situación financiera públicamente y al regulador.

 

Recientemente, la EIOPA (European Insurance and Occupational Pensions Authority) ha publicado los que serían, una vez aprobados por el órgano supervisor local, los nuevos requisitos de reporting bajo Solvencia II. La información se agruparía en:

  • Solvency Financial Condition Report (SFCR): desglose de información pública
  • Regular Supervisory Peporting (RSR): desglose de información privada
  • Quantitative Reporting Templates (QRT reports): desglose de información pública y privada

Estos grupos de información, que tendrán una periodicidad diferente según el caso, incluirán datos cualitativos y cuantitativos sobre el rendimiento del negocio, el sistema de gobierno, la gestión del riesgo, el balance, la gestión del capital e información sobre el modelo interno, en los casos que aplique. Parte de dicha información tendrá un desglose público para cumplir con el objetivo de transparencia y disciplina de mercado contemplado en el Pilar III y parte un desglose privado para el supervisor local. De cara a recoger toda esta información de forma eficiente, EIOPA propone unas guías y plantillas así como la adopción del lenguaje de intercambio de información financiera XBRL (eXtensive Business Reporting Languaje).

 

Para la consecución de los objetivos del Pilar III las aseguradoras deberían aplicar un enfoque holístico que alinee personas, información, procesos y tecnología. En el mercado existen, o se están construyendo, suites de software de reporting aplicado a Solvencia II que, integrado en la compañía con esta visión holística, aportarían el valor de la flexibilidad y escalabilidad de cara a futuros cambios en la regulación o el negocio y asegurarían los requisitos regulatorios a nivel IT, la trazabilidad del dato y los protocolos de intercambio de información XBRL.

 

Aquellas compañías que hayan adoptado ya un enfoque holístico para la convergencia con Solvencia II, les será más sencillo abordar el reto del nuevo reporting regulatorio y podrán aprovecharse de la ventaja de ir por delante teniendo la posibilidad de construir un reporting de gestión mucho más eficiente. Habrán empezado a “caminar la última milla” y lo harán sólo una vez.

Para aquellas otras empresas que no han adoptado este tipo de enfoque, o que aún no han iniciado el camino hacia Solvencia II, “la última milla de las finanzas” se debe convertir en “la primera milla de Solvencia II”.