Los grandes patrimonios de la región Ásia-Pacífico y su riqueza superaron los niveles anteriores a la crisis

| Press release
5º Informe anual sobre la Riqueza en Asia-Pacífico de Merrill Lynch Global Wealth Management y Capgemini

Según el Informe 2010 sobre la Riqueza en Asia-Pacífico, publicado hoy por Merrill Lynch Global Wealth Management y Capgemini, el número de particulares con grandes patrimonios (HNWIs ) de Asia-Pacífico aumentó un 25,8% en 2009, hasta alcanzar los 3 millones de personas, igualando por primera vez al de Europa. Asimismo, su riqueza también se disparó en 2009 un 30,9%, hasta los 9,7 billones de dólares, compensando así las pérdidas de 2008 y superando el patrimonio de los HNWIs europeos (9,5 billones de dólares). Por otro lado, el número de particulares con patrimonios muy elevados (ultra-HNWIs ) de Asia-Pacífico creció en 2009 un 36,7% alcanzando las 19.600 personas, mientras que su riqueza se incrementó en un 42,6%.

“El hecho de que el número de grandes patrimonios de Asia-Pacífico haya igualado por primera vez al de Europa pone de relieve el potencial de crecimiento de la región, con China e India a la cabeza y la permanencia de Japón como mercado relevante”, afirma Wilson So, responsable de Merrill Lynch Global Wealth Management para Asia-Pacífico. “La región es muy prometedora y representa un punto estratégico para todas las firmas de gestión de patrimonios con aspiraciones globales”, concluye.

Persiste la alta concentración de riqueza y del número de particulares con grandes patrimonios en Asia-Pacífico

Los tres primeros países – Japón, China y Australia – representan conjuntamente en 2009 el 76,1% de la población de grandes patrimonios de Asia-Pacífico y el 70% del total de su riqueza. El 70,4% de los grandes patrimonios de la región y el 64,6% de su riqueza residían en Japón y China, frente al 51,8% y el 62,8% del año anterior, respectivamente.

Japón es, con gran diferencia, el principal mercado de Asia-Pacífico por número de personas con grandes patrimonios. Por sí solo, representa en 2009 el 54,6% del número de grandes patrimonio de Asia-Pacífico y el 40,3% de la riqueza de la región. Al mismo tiempo, el crecimiento de Japón fue inferior al de otros mercados debido a la desaceleración de su crecimiento macroeconómico y la débil evolución de sus mercados bursátiles.

Por su parte, China se mantiene como el segundo país por número de grandes patrimonios de la región y el cuarto del mundo, registrando 477.000 particulares con grandes patrimonios, un 31% más que el año anterior.

“Asia-Pacífico ha demostrado su condición de ser la región más resistente frente a la crisis económica”, comenta Bertrand Lavayssière, Director General de Servicios Financieros Globales de Capgemini. “Es probable que el crecimiento agregado de la región supere al de la economía mundial en 2010 y 2011, dado que la demanda interna y el comercio intrarregional contribuirán a compensar cualquier debilidad de las exportaciones a las economías avanzadas.”

Gran crecimiento de los HNWIs de Asia-Pacífico

El número de personas con grandes patrimonios de Hong Kong fue el que más creció en términos porcentuales, un 104,4% hasta llegar a las 76.000 personas. Sin embargo, este crecimiento no compensó totalmente el fuerte descenso sufrido en 2008. Pese a la mejora sustancial de los motores clave de la riqueza, sobre todo de la renta variable y el mercado inmobiliario, a finales de 2009 el número de grandes patrimonios de Hong Kong sólo equivalía al 79% del existente a finales de 2007.

India también experimentó un fuerte crecimiento en 2009: el número de HNWIs y su patrimonio aumentaron un 50,9% y un 53,8%, respectivamente. El resurgir de los mercados bursátiles, así como la fortaleza de la economía subyacente, contribuyeron a impulsar esta recuperación y permitieron al país volver tanto a los niveles de riqueza como al número de grandes patrimonios anteriores a la crisis.

El futuro de los HNWIs de Asia-Pacífico

La rapidez del crecimiento económico, unido a la mejora de las condiciones empresariales, permitirá la ampliación del segmento de los grandes patrimonios de la región, puesto que la propiedad y los ingresos empresariales representan el 73% de la riqueza de los grandes patrimonios de Asia-Pacífico, excluyendo Japón. De cara al futuro, China e India continuarán a la cabeza y la expansión económica y el aumento del número de HNWIs probablemente seguirán superando a los de las economías más desarrolladas.

Los grandes patrimonios de Asia-Pacífico aumentan su asignación a renta variable y activos inmobiliarios

En 2009, los motores de riqueza en Asia-Pacífico, sobre todo la renta variable y los activos inmobiliarios, recuperaron bastante terreno después de sufrir grandes pérdidas en 2008. Los HNWIs de Asia-Pacífico cerraron el año 2009 con un 27% de sus activos en renta variable, frente al 23% el año anterior, debido a su vuelta a ese mercado y al aumento del valor de esos activos, especialmente en los mercados emergentes. El porcentaje de activos que los grandes patrimonios de Asia-Pacífico dedicaron a activos inmobiliarios rivalizó con el de la renta variable y aumentó desde el 22% en 2008 hasta el 26% en 2009, ya que los precios inmobiliarios se recuperaron en los principales mercados de la región. Por este motivo, la asignación volvió a los niveles anteriores invirtiéndose la huida hacia los instrumentos de efectivo propiciada por la crisis.

La proporción de activos que los grandes patrimonios de Asia-Pacífico asignaron a instrumentos de efectivo cayó desde el 29% de 2008 hasta el 22% en 2009 y las inversiones en renta fija sólo representaron el 20% de los activos, igual que en 2008. Además, en 2009, los grandes patrimonios de Asia-Pacífico invirtieron sobre todo en sus regiones de origen, aunque el porcentaje que destinaron fuera de la región aumentó desde el 33% en 2008 hasta el 36% en 2009.

Para 2011 se prevé un aumento de las asignaciones de los grandes patrimonios de Asia-Pacífico a renta variable e instrumentos de renta fija y un descenso de las posiciones relativas al efectivo y activos inmobiliarios, debido al reajuste de sus carteras. Además, se espera un descenso de las asignaciones a la región de origen cuando los grandes patrimonios de Asia-Pacífico busquen rentabilidad y oportunidades en otros lugares, sobre todo en los mercados emergentes de Latinoamérica y África.

En cualquier caso, los activos inmobiliarios seguirán siendo una clase de activo financiero clave para los grandes patrimonios de Asia-Pacífico, dado que otras opciones de inversión son más limitadas que en los mercados desarrollados. Los activos inmobiliarios también ofrecen a los HNWIs de Asia-Pacífico una oportunidad para invertir en mercados conocidos, pero diversificando sus posiciones.

Nuevos criterios de los grandes patrimonios de Asia-Pacífico después de la crisis

A raíz de la crisis financiera, los grandes patrimonios de Asia-Pacífico, al igual que sus homólogos de todo el mundo, se vieron obligados a reevaluar sus objetivos de inversión, estrategias, asignaciones de activos y perfiles de riesgo. Sin embargo, pese a la recuperación de los mercados financieros y a las perspectivas económicas positivas de la región, los particulares con grandes patrimonios de Asia-Pacífico siguen siendo cautos. Por un lado, quieren disponer de una selección de productos y servicios adecuados que se ajusten a sus perfiles de riesgo y que les ayuden a lograr una asignación de activos más equilibrada en sus carteras, por otro, desean conocer mejor en qué están invirtiendo exactamente, dónde se conservan esos activos y cómo se valoran, y exigen más asesoramiento de valor añadido y opciones de inversión que se ajusten a sus objetivos.

Sin embargo, mientras las firmas de gestión de patrimonios de la región intentan adaptar sus estrategias para satisfacer las nuevas necesidades de sus clientes de Asia-Pacífico, la diversidad de los inversores, la madurez del sector, la evolución del mercado y las nuevas regulaciones se convierten en un reto para la implementación del cambio estratégico.

La gestión integral de las exigencias de los clientes y el impacto operativo resultante son clave para el éxito

Después de la crisis, las firmas de gestión de patrimonios de Asia-Pacífico tendrán que trabajar seriamente para satisfacer las necesidades en constante evolución de sus clientes con grandes patrimonios. La implementación real de las estrategias seleccionadas por sus clientes, sorteando al mismo tiempo los obstáculos operativos y regulatorios, también pone de relieve la contracción de los márgenes y la escasez de talentos que actualmente caracteriza al sector de la gestión de patrimonios en Asia-Pacífico.

El rumbo que tome cada firma dependerá naturalmente de su identidad (tamaño, presencia geográfica y segmentos objetivo). Cuando las firmas apuestan por la diversidad de productos y servicios, son importantes los modelos innovadores de servicio al cliente y el desarrollo de sus capacidades para ayudar a captar las oportunidades a largo plazo en este mercado en expansión. La clave estará en adoptar un enfoque integral de gestión de estas piezas movibles, creando al mismo tiempo un cambio operativo efectivo y estratégico.