Los grandes patrimonios descienden en España un 2,1% en 2010

| Press release
15ª edición del Informe anual sobre la Riqueza en el Mundo publicado por Merrill Lynch> Global Wealth Managementy Capgemini

Según el 15º Informe anual sobre la Riqueza en el Mundo, publicado hoy por Merrill Lynch Global Wealth Management y Capgemini, en el año 2010 el número de particulares con grandes patrimonios (High Net Worth Individuals, HNWI por sus siglas en inglés) -personas con unos activos financieros de al menos 1 millón de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles- descendió en España un 2,1%, hasta situarse en 140.100 personas desde las 143.000 del año 2009. La contracción económica que sufrió España por segundo año consecutivo y la caída de la capitalización bursátil en un 18,3% fueron las principales causas de esta evolución. Con estas cifras, nuestro país baja dos posiciones en el ranking global de los países del mundo con mayor número de grandes patrimonios, pasando a ocupar la decimocuarta plaza.


La riqueza y el número de HNWI de Asia-Pacífico superan por 1ª vez a los de Europa

Asia-Pacífico registró en 2010 la mayor tasa regional de crecimiento de población con grandes patrimonios de entre los tres principales mercados. Si bien la riqueza de los HNWI de esta región ya había superado a la de Europa en 2009, Asia-Pacífico sobrepasa ahora a Europa también en términos del número de grandes patrimonios, con un crecimiento del 9,7% hasta 3,3 millones, mientras que Europa creció un 6,3% hasta 3,1 millones. La riqueza de los HNWI de Asia-Pacífico creció un 12,1% hasta 10,8 billones de dólares, y superó los 10,2 billones de los HNWI de Europa, donde el crecimiento de la riqueza fue del 7,2% en 2010. Asia-Pacífico es ahora la segunda región del mundo por riqueza y número de personas con grandes patrimonios,  sólo superada por Norteamérica.


Se superan los niveles anteriores a la crisis en casi todas las regiones

Globalmente, el número de particulares con grandes patrimonios y su riqueza aumentó hasta sobrepasar los niveles anteriores a la crisis (2007) en casi todas las regiones. El crecimiento de la población mundial con grandes patrimonios y su riqueza alcanzaron niveles más estables en 2010, con un crecimiento del 8,3% de la población, que alcanzó los 10,9 millones, y del 9,7% de su patrimonio financiero, que ascendió a 42,7 billones de dólares (en comparación con el 17,1% y el 18,9% respectivamente, en 2009).

Por otro lado, la población mundial con patrimonios muy elevados (Ultra High Net Worth Individuals, Ultra-HNWI por sus siglas en inglés) -personas con unos activos financieros mínimos de 30 millones de dólares excluyendo primera vivienda y consumibles- creció un 10,2% en 2010 y su riqueza un 11,5%. El total de patrimonios muy elevados representa un 36,1% de la riqueza de los HNWI, aunque el número de individuos, 103.000, supone solamente el 0,9% del total de grandes patrimonios en el mundo. El mayor número de Ultra-HNWI se da en Norteamérica, con 40.000 individuos. Sin embargo, la región con mayor porcentaje de patrimonios muy elevados respecto al total de HNWI se da en Latinoamérica, donde representan el 2.4%, frente al 0,9% global.

En los últimos años, la riqueza y la población de los particulares con grandes patrimonios han sufrido grandes fluctuaciones”, afirma Rafael Ximénez de Embún, responsable de Merrill Lynch Wealth Management para España y Portugal. “En 2010, las tasas de crecimiento se desaceleraron desde los niveles de dos dígitos de 2009, cuando muchos mercados empezaron a recuperar rápidamente las importantes pérdidas generadas en la crisis”.

La población mundial de HNWI sigue muy concentrada en EE.UU., Japón y Alemania, que concentran el 53% de los grandes patrimonios del mundo. EE.UU. sigue siendo la región con el mayor número de particulares con grandes patrimonios, 3,1 millones, que representan el 28,6% de la población mundial de HNWI.

Aunque más de la mitad de los grandes patrimonios del mundo aún reside en los tres principales países, la concentración de HNWI se está fragmentando muy lentamente a lo largo del tiempo”, comenta José Ignacio de las Llanderas, director de Servicios Financieros de Capgemini. “La concentración de grandes patrimonios en estas regiones continuará disminuyendo si las poblaciones de HNWI de los mercados emergentes y en desarrollo continúan creciendo más rápidamente que las de los mercados desarrollados.”


Los grandes patrimonios asumieron riesgos controlados en su búsqueda de mayores rendimientos en 2010

En un entorno de recuperación relativamente estable pero desigual, los mercados de renta variable y materias primas, así como el sector inmobiliario (específicamente en Asia-Pacífico), tuvieron un comportamiento sólido a lo largo de 2010.

Al cierre de 2010, el 33% de la riqueza de los HNWI estaba invertida en renta variable, frente al 29% de 2009. La asignación a efectivo/depósitos cayódesde el 17% en 2009 hasta el 14% en 2010, y la parte invertida en renta fija descendió desde el 31% hasta el 29%. Entre las inversiones alternativas, muchos particulares con grandes patrimonios apostaron por las materias primas. Frente al 16% en 2009, las inversiones en materias primas ascendieron al 22% de todas las inversiones alternativas en 2010.

Los grandes patrimonios de Asia-Pacífico, excluyendo Japón, también continuaron buscando rendimientos en el sector inmobiliario, que representaba el 31% de su cartera agregada a finales de 2010, frente al 28% un año antes y muy por encima de la media mundial del 19%.

Además, las inversiones en mercados emergentes proporcionaron oportunidades a los HNWI en busca de beneficios. En los primeros 11 meses, los inversores realizaron aportaciones récord a fondos de renta variable y de renta fija de mercados emergentes, para posteriormente vender y recoger beneficios a finales de año después de que el valor de muchas inversiones en mercados emergentes sobrepasara los máximos anteriores a la crisis.

Los mercados financieros mundiales y las principales clases de activos tuvieron un buen comportamiento a lo largo del año gracias al aumento del apetito de riesgo de los inversores”, explica Ximénez de Embún. “La rotación hacia la renta variable de los HNWI en 2010 refleja la búsqueda de rendimientos y el deseo de resarcirse de más pérdidas relacionadas con la crisis. También observamos que los grandes patrimonios continúan prefiriendo clases de activos específicas, como renta variable y materias primas, basándose en oportunidades de mercado o en criterios de inversión de largo plazo.”

De cara a 2012, el informe prevé que los particulares con grandes patrimonios incrementen aún más sus asignaciones a renta variable y materias primas, al tiempo que reducen sus asignaciones a bienes inmuebles y efectivo/depósitos. Respecto a las preferencias regionales,  son más imprevisibles, pues las oportunidades en mercados emergentes dependerán de si pueden llegar a nuevos máximos mientras las economías superan el fin de los estímulos fiscales y monetarios.